COACHING NUTRICIONAL: PSICOLOGÍA Y NUTRICIÓN

Lo que comemos afecta a cómo nos sentimos, y cómo nos sentimos también afecta a nuestra manera de comer, por  esta razón, en muchas ocasiones no conseguimos nuestro objetivo al empezar una dieta.
Existen variables psicológicas relacionadas el éxito a la hora de seguir una dieta, es algo mas que hacer una dieta o aprender a comer de forma sana, es trabajar teniendo en cuenta la posible falta de motivación, obstáculos y barreras que aparecen durante el proceso de cambio de hábitos y que pueden llevarnos a experimentar emociones negativas y con ello a abandonar. Además, en casos graves de trastornos de alimentación, el psicólogo es una figura indispensable para el tratamiento correcto de las patología.
La relación emociones-nutrición es clara, ya que en momentos de inestabilidad emocional somos más propensos a consumir alimentos grasos, esto no es positivo para el control de peso y provoca un exceso de grasa en la dieta, se le llama alimentación emocional.
En trastornos emocionales como la depresión, es frecuente que los individuos aumenten la ingesta de alimentos de una manera desproporcionada, buscando comida para sentirse mejor y calmar su estado anímico; es debido a que muchos alimentos incluyen triptofano, un aminoácido que provoca la liberación de serotonina (los niveles bajos de serotonina se asocian a la depresión y a la obsesión). La falta de serotonina causa distintos efectos negativos sobre el organismo, como angustia, tristeza o irritabilidad.
Por lo tanto, la alimentación es muy importante pero saber como nos sentimos ayuda a enfocarnos en soluciones para buscar el éxito del tratamiento, siendo tu el protagonista del cambio, mientras te acompañamos en el camino para lograr llegar a la meta.

 

 

 

 

Síguenos en FACEBOOK e INSTAGRAM